Atlanta Falcons crea una nueva ofensiva de élite en la NFL


Los Halcones de Atlanta están armando un auténtico trabuco a la ofensiva. La llegada de Todd Gurley II y Laquon Treadwell al equipo del head coach Dan Quinn genera expectativas alrededor, al tener un ataque conformado por puros jugadores seleccionados en la primera ronda de sus respectivos drafts.

La piedra angular de dicha ofensiva es Matt Ryan, quien fue reclutado en 2008 por los Falcons con el tercer pick de dicho Draft. A pesar de que en 12 años de carrera ya ha sido MVP de la temporada 2016, Jugador Ofensivo de ese mismo año, cuatro veces Pro Bowl (2010, 2012, 2014 y 2016) y novato ofensivo, lo cierto es que el mariscal de campo ha fallado en los momentos claves, como sucedió en 2017, cuando Atlanta cayó ante los Patriotas de Nueva Inglaterra en aquel Super Bowl conocido por todos.

La clave de los Falcons serán las armas que rodeen al quarterback, que en la última temporada completó 408 pases de 616 intentos para 4 mil 466 yardas, 26 touchdowns y 14 intercepciones.

Su principal arma desde 2011 ha sido Julio Jones (pick 6 de dicho draft), considerado por mucho uno de los mejores receptores en activo. Ha sido convocado cinco veces al Tazón de los Profesionales (en 2012 y de 2014 a 2017), pero para volver al Super Domingo, los Halcones están obligados a balancear su ataque, por lo que la apuesta recayó en Todd Gurley II (pick 10 de 2015), uno de los corredores más peligrosos de la NFL, siempre y cuando esté sano. Fue precisamente Gurley una de las piezas fundamentales de los Rams que llegaron al Super Bowl LIII.

En su tercera temporada como profesional, Calvin Ridley (pick 26 en 2018) ha promediado poco más de 800 yardas por temporada, números que si bien son atractivos, pueden mejorarse para superar la barrera de las mil yardas. Por su parte, Laquon Treadwell (pick 23 en 2016) llegó como agente libre, proveniente de los Vikingos de Minnesota, se perfila como el tercer receptor y una opción más al ataque para Ryan.

Como válvula de escape, Hayden Hurst (pick 25 en 2018) también llega como una adición interesante para el ataque. El ala cerrada pudo unirse a los Halcones junto a una selección de cuarta ronda gracias a un cambio con los Cuervos de Baltimore, que consiguieron selecciones de segunda y quinta ronda en 2020.

El tackle izquierdo Jake Matthews (pick 6 en 2014), el guardia izquierdo James Carpenter (pick 25 de 2011), el centro Alex Mack (pick 21 de 2009), el guardia derecho Chris Lindstrom (pick 14 de 2019) y Kaleb McGary (pick 31 de 2019) complementan la línea ofensiva y la oncena de jugadores elegidos en la primera ronda del draft. Aquellos elementos que fueron scouteados por sus cualidades atléticas y elegidos en sus respectivos años como parte del mejor talento colegial. Un talento que Atlanta buscará aprovechar para ganar su primer trofeo Vince Lombardi y no quedarse en la orilla como sucedió hace tres años en Houston, con esa ventaja de 25 puntos desperdiciada.

Ofensiva de primera

QB – Matt Ryan – pick 3 en 2008 por Atlanta

RB – Todd Gurley – pick 10 en 2015 por los LA Rams

WR1 – Julio Jones – pick 6 en 2011 por Atlanta

WR2 – Calvin Ridley pick 26 en 2018 por Atlanta

WR3 – Laquon Treadwell – pick 23 en 2016 por Minnesota

TE – Hayden Hurst – pick 25 en 2018 por Baltimore

LT – Jake Matthews – pick 6 en 2014 por Atlanta

LG – James Carpenter – pick 25 en 2011 por Seattle

C – Alex Mack – pick 21 en 2009 por Cleveland

RG – Chris Lindstrom – pick 14 en 2019 por Atlanta

Kaleb McGary – pick 31 en 2019 por Atlanta



Fuente De La Nota

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*