El taller del ‘Señor Náhual’ donde nace el papel picado de Día de Muertos


CIUDAD DE MÉXICO.- El colorido papel picado que da vida a las ofrendas con sus formas y dibujos y que se ha convertido en un símbolo de la festividad de Día de Muertos alrededor del mundo, en la alcaldía de Tláhuac es elaborado de forma artesanal en el taller del ‘Señor Náhual’.

El oficio comenzó en la casa del maestro Pedro en 1994, quien enseñó a sus tres hijos este arte decorativo. Uno de ellos, Ismael creó su propia producción bajo el nombre de ‘Señor Náhual’, nombre por lo que también él es conocido.

Para la elaboración de papel de medio pliego (50 x 37 cm) en tiras de 5 metros, primero se dibuja el diseño sobre papel china blanco cuadriculado, el cual servirá de guía para picar paquetes de 100 papeles.

Posteriormente, se pica el diseño sobre el papel con 100 tipos de cinceles hechos de muelles de coche y después se separa cada pliego para pegarlos con engrudo en tiras de algodón torsal que forman las coloridas tiras.

 

El secado dura de 10 a 30 minutos, dependiendo de un lugar cerrado o abierto. Finalmente, las tiras se doblan para su entrega.

El papel picado se ha convertido en un elemento decorativo fundamental en la festividad de Día de Muertos, dónde la ofrenda es otro de los símbolos emblema. En ella se coloca pan, agua, sal, la comida favorita de los seres queridos, frutas y para adultos incluso vino.

De acuerdo con la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) los altares para los muertos reflejan el sincretismo del viejo y nuevo mundo, en donde los europeos contribuyeron con algunas flores, velas y ceras mientras que los indígenas agregaron el sahumerio, copla, comida y flor de cempasúchil.

 

 





Fuente de la Nota

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*